Así nos lo comparten desde América Andina...
Con mucha ilusión, fuimos preparándonos para este encuentro que, dentro de la provincia América Andina era el primero para esta franja de hermanas, contando con presencia de miembros de todas las Regiones.
El Plan General de Formación cuando trata de la formación permanente de la Hija de Jesús, nos dice:
“Se ve necesario programar en las provincias un tiempo de reflexión y profundización (…) para las hermanas en torno a los 65 años… Con los medios que se juzguen más adecuados, este tiempo debe estar orientado a ayudarlas a seguir viviendo su consagración con fidelidad y fecundidad apostólica, que no está relacionada con la efectividad o la responsabilidad en las tareas, sino con que Dios sea glorificado y servido durante y a través de toda nuestra vida" (PGF n. 186).
Y con este motivo, nuestra provincial, Graciela Francovig fi, consideró oportuno –y realmente lo fue- con su equipo de gobierno provincial realizar este encuentro. Inicialmente, pensado para las HH de Bolivia por petición de ellas mismas. Por sugerencia de nuestra Superiora general, lo hizo extensivo a otras HH de Argentina y Colombia, como ella fraternalmente nos lo comunicaba en la carta que nos escribió a cada una de las hermanas que tuvimos la gracia de participar en él.
Fueron tres días realmente maravillosos. La primera parte, estuvo acompañada por Víctor Codina sj, quien con su sencillez y sabiduría de teólogo trató sobre el tema “del Reino” y la acción “del Espíritu que actúa desde abajo”. La segunda parte, con Graciela F., nuestra S. Provincial -y hermana mucho más joven que todo el grupo- para profundizar en nuestras CFI a partir de la Fórmula de la Congregación y de la nueva lectura que de ellas vamos haciendo, en la Congregación.

Dejamos que algunas de las HH participantes nos digan lo que ha significado esta oportunidad para ellas:
- Verdadera irrupción del Espíritu, un alivio, un impulso lleno de alegría y resurrección para seguir adelante. La experiencia de ser cuerpo congregacional y contar con las HH de Argentina y Colombia ha sido una gran riqueza. Mi agradecimiento a Graciela que para nosotras representa a la Congregación en la Provincia.
- El tema del Reino me ha confirmado mi misión y trabajo pastoral, pues el “reino es conflictivo”. Me ha recordado que nuestra Iglesia es Santa y pecadora y esto lo he comprendido mejor. Me queda cantar con el salmista: “Cómo te pagaré Oh Señor…”, Leonor Bleichner fi
- Una gracia especial del Señor en este momento. Gracia que, no dudo, será impulso para servir cada vez mejor como me lo pide el ser Hija de Jesús. La alegría de constatar que el Espíritu del Señor está muy presente en cada una de nosotras y que la Congregación seguirá creciendo en su buen ser. Mª Luisa Sánchez Estévez fi
- Dias de gracia para seguir creciendo. Gratitud por ofrecernos este espacio de revivir la gracia de vivir en este cuerpo como Hija de Jesús. Me llevo esperanza, alegría, aprender a vivir comprendiendo, aceptando limitaciones propias y de las demás. La invitación a ser más hijas y más hermanas. Ana María Rodríguez fi
- Oportunidad de gratitud a Dios, una vez más, por su amor tierno y generoso experimentando en el compartir la cercanía, delicadeza y entrega de las Hermanas. Oportunidad de acercarme un poco más a la vida entregada en misión, en realidades más diversas…Y oportunidad de crecer en esta misma experiencia espiritual que fue el encuentro. Rosario Azcune fi
- Dar muchas gracias a Dos por este encuentro vital que no solo me está ayudando a recordar las fundamentos de mi consagración, sino porque lo estoy viviendo con esperanza y alegría. El encuentro con estas hermanas ha sido buenísimo. Salvadora Arnanz fi
- Un espacio de profundización en mi ser de Hija de Jesús. Releer lo que es fundamental en nuestra vida. Me llevo la experiencia de seguir creciendo en la esperanza, la alegría y agradecimiento por ser Hija de Jesús, convocada a vivir el Reino aquí y ahora. Gracias hermanas por este encuentro. Mª Antonieta Hernández fi
- Un espacio para compartir con hermanas de tu edad nuestro ser de Hijas de Jesús hoy. Sentirme enriquecida por los ricos aportes del P. Victor Codina sobre el Reino y la interiorización de las Constituciones desde las orientaciones de Graciela y la apertura a vivir desde la novedad del Espíritu en esta etapa de la vida. Dolores Castañeda fi
- Ha sido un encuentro de fraternidad, alegría, acogida, compartir, profundizar en el Reino, en las Constituciones, en nuestro ser de Hijas de Jesús. Me siento muy agradecida por esta experiencia y me llevo el deseo de seguir profundizando como el desafío de vivir todo lo que hemos visto y oído. Fuencisla Sanz Arribas fi
Como hermana mayor del grupo, 92 años, les digo: mis queridas hermanas, en este momento de mi larga vida les aconsejaría que no se cansen nunca de AGRADECER el haber sido llamadas un día a ser verdaderas Hijas de Jesús. Somos favorecidas por El que nos llamó y siempre nos acompaña y guía. Una prueba más de su amor es este encuentro, que con su ayuda nos llevará a que se haga realidad el deseo de nuestra Madre Fundadora: “ser verdaderas Hijas de Jesús” Con su ayuda y gracia, siempre adelante. Teresa de Jesús Ribot fi

0
0
0
s2sdefault