La formación de las hermanas en sus diferentes etapas, ha sido y es una de las preocupaciones de toda la Congregación. Concretamente, la Superiora Provincial de América Andina, Graciela Francovig fi, lo ha ido concretando, a lo largo de su servicio de gobierno, en diversos encuentros. Así, los días 11 y 12 de marzo se tuvo en la Casa del Reina de la Paz (de Colombia), este encuentro con las hermanas mayores de 65 años de esta Región, en un total de diez hermanas… y con un promedio de edad en este grupo de 78.5 años. Pero vital, sanamente inquieto, deseosas de seguir aportando desde la aceptación de su edad y condiciones lo mejor de cada una.
El comienzo de cada día se tuvo con la celebración de la Eucaristía en donde recibimos la fuerza y alimento para el camino diario en nuestro seguimiento a Jesús.
Graciela fue introduciendo el tema a partir de las CFI que tan bellamente nos hablan de nuestra vocación, tanto en la vida como en la enfermedad y en la muerte y se fueron desarrollando los objetivos propuestos para el encuentro como fueron tomar conciencia de este momento en mi vida de F.I. para continuar creciendo. Profundizar en el ser de la Hija de Jesús. Sentir y gustar con renovado entusiasmo la Fórmula de la Cong y nuestras Constituciones. Ser ayuda una para las otras para vivir esta etapa de la vida. Redescubrir el sentido de este momento para contribuir a la vida y fecundidad de la Congregación. Unirnos a la entera congregación, dispersa en 19 países.
Hermanas participantes en este encuentro fueron expresando que estos días fueron:
•    Un baño que estaba necesitando con relación a la Fórmula y las Constituciones. Una gracia grande y por eso, el sentimiento profundo de mi corazón es, UN GRACIAS.
•    Un encuentro maravilloso, animador. Una mueva gracia de Dios para ser una verdadera Hija de Jesús. Nos ofreció motivación para reflexionar y vivenciar las CFI.
•    De cuestionamiento en mi vida de Hija de Jesús.
•    Para cultivar la esperanza y abrirnos más al futuro con ilusión.
•    De renovar y desear hacer más vida nuestro ser de Hijas de Jesús, como regalo y gracia recibida.


0
0
0
s2sdefault