Contemplemos esta foto. Podemos ser tú o yo. No se van de excursión, ni siquiera podemos decir que vayan a disfrutar. No se ve pero van llorando. Son afganos, eritreos y sudaneses. Vivían en la llamada Jungla de Calais, el enorme campo de refugiados formado junto al puerto francés más cercano a las costas británicas. Ayer comenzó una gigantesca operación logística, policial y mediática. Casi 1.300 agentes, centenares de periodistas y decenas de funcionarios franceses y de Naciones Unidas rodearon a más de 6.000 extranjeros que serán distribuidos por toda Francia, a la espera de que su situación sea analizada caso por caso.

Contemplemos. Dejémonos afectar. Abramos los ojos del corazón y del entendimiento. No somos ajenos a esta realidad. Jesús es refugiado.

Lee aquí esta crónica

0
0
0
s2sdefault