CARTA DE LA SUPERIORA GENERAL A LAS HERMANAS DE LAS CASAS ENFERMERÍAS Y DE HERMANAS MAYORES

Cercanía, cariño y profundo agradecimiento.

Para el enfermo: apoyo y consuelo. Para quien cuida: agradecimiento. Es un modo de sintetizar lo esencial de la carta, que en el día de ayer, Jornada Mundial del enfermo, Nuestra Superiora General Graciela Francovig, envió a las hermanas de las casas enfermerías y de hermanas mayores.

Cada vez que la Madre General nos escribe es una ocasión de hacer una pausa y escuchar que nos quiere decir el Señor a través de las mediaciones humanas que pone en nuestro camino.

En nuestra vida de mujeres consagradas desde el carisma de Santa Cándida María de Jesús, hay un estilo de vivir la enfermedad y el servicio del cuidado de las hermanas en esta situación. Dice Graciela en su carta:

La Madre Cándida quiso dejarnos el modo en que una Hija de Jesús está llamada a vivir la enfermedad y la debilidad. Desde las Constituciones, “luz y guía” en el camino del Señor, nos dice: “En la enfermedad y la muerte, como en la vida toda, debe cada Hermana buscar que Dios nuestro Señor sea en ella glorificado y servido… Procurará tener ante los ojos el bien espiritual de la Congregación, de la Iglesia y del mundo entero y, en sus actitudes y palabras, demostrar que confía plenamente en la bondad y misericordia de nuestro Creador y Señor, y acepta la enfermedad como gracia de su mano, pues no lo es menos que la salud.”  (CFI 181)

Del mismo modo hay una forma de encarnar el envío de cuidar de las hermanas enfermas y más frágiles.

Las demás Hermanas... las atenderán con amor y solicitud, poniendo los medios necesarios para aliviarlas; y, con oraciones y conversaciones, procurarán ayudarlas a sobrellevar con ánimo la enfermedad, a confiar en el Señor y a conformarse en todo con su voluntad". [CFI 182]

Porque así está siendo, la palabra que brota de la Superiora General es un GRACIAS:

A la Delegada para las Enfermerías, Superioras y Hermanas que colaboran en estas casas quiero expresarles mi gratitud y mi “apoyo en la oración”. Están llevando adelante un servicio que la Congregación les agradece enormemente. No olviden nunca que, sirviendo a nuestras hermanas enfermas, están sirviendo al mismo Jesucristo, “ayudando a aquellas por cuya vida Él murió. (CFI 188)

No se olvida de agradecer también al personal auxiliar externo que colabora en nuestras enfermerías, sin el que no hubieran sido posible estos cuidados.

La pandemia ha puesto de relieve la entrega y la generosidad de médicos, enfermeras, personal auxiliar y cuántas personas colaboran con nosotras; esto lo hemos constatado en unas y otras provincias y también quiero agradecerlo. Sin esta colaboración posiblemente no hubiésemos podido acompañar adecuadamente la vida de nuestras hermanas.

Lee la carta completa de la Superiora General.

 
0
0
0
s2sdefault
  • Cristocentrismo

  • Filiación

  • Universalismo

  • María

  • Camino

WHO WE ARE

We are a group of women consecrated to God who have come by different paths. We live in community and move through 19 countries, wherever the needs of persons are greater.

DAUGHTERS OF JESUS

We want to follow Jesus, responding thus to a call that changed our lives and that has been transforming our way of understanding all reality. Today, being “Daughters of Jesus” is to be with Him, to contemplate life with His gaze, to try to live as He lived, to treat people as He did, to listen, to forgive and to lift people as He did, to seek with passion, like Him, so that what God wants for this world, his dream for all humanity, may be fulfilled. Our religious family feels especially called to live in a filial attitude toward God as Father, characterized by trust, confidence in his unconditional love, and praise. That face of God that we contemplate invites us to fraternity with everyone, to gratuitousness, simplicity and joy.
Organization

SAINT CANDIDA MARIA DE JESUS

She is our Foundress, a woman who relied totally on God from her sensitivity to the most needy. It was in Salamanca, on December 8, 1871, when, with five other women, her adventure began with nothing more than the trust born of the knowledge that what one undertakes is “what God wants”. In this manner and with the name of Candida Maria de Jesus, this woman of scant education and scarce material means founded the Congregation of the Daughters of Jesus in one of the most important university cities of the 19th century, in Salamanca. The exclusion of women and the economically weaker classes from the fields of education moved Mother Candida to begin this path.

WOULD YOU LIKE TO BE AN HIJA DE JESÚS?

Young... adult... Are you looking for a meaning life? We have found it in a free and generous commitment to the Lord. If you want to know more about us, we can walk together and enrich ourselves. We are here to welcome you: web@hijasdejesus.org