Esta mañana fallecía en La Plata Silvina Pagura, una Hija de Jesús de 42 años que vivió su enfermedad como un proceso de entrega al Señor. La secretaria provincial de América Andina, Teresa Ramírez FI, comparte la experiencia vivida hoy:

La comunidad educativa del Colegio Nuestra Señora de las Mercedes, acaba de reunirse para orar en torno a la Pascua de nuestra hermana.  A las 10:00 a.m. estábamos ya todos reunidos en el patio.
Ha sido un momento muy emotivo y HERMOSO que, nos hizo sentir realmente familia de la M. Cándida. Mª Ángeles Iturrioz y yo, que acabábamos de llegar, pudimos unirnos, saludarles, compartir también un breve mensaje agradeciendo este lindo gesto.
Las y los estudiantes estuvieron en un silencio respetuoso y profundo, alguno evocó las últimas palabras de Antoñita, cuando ella entregaba su vida al Padre. Además de otras participaciones muy apropiadas para el momento… La directora, Adriana Cortéz estaba muy emocionada, los profesores muchos de ellos igual, pues Silvina trabajó en esta obra e hizo sus votos perpetuos aquí.  Incluso el año pasado, estuvo aquí en un encuentro con educadores y la recuerdan con verdadero cariño. Dios sea bendito por todo.
Esta fue la foto que pusieron junto a la de la M. Cándida y la de Antoñita muy bellamente colocadas. El misterio de la vida y de la muerte nos une a Jesús, porque en El vivimos, nos movemos y existimos y en Él, también morimos y resucitamos a la VIDA PLENA. Agradecimos a todas las HH y personas que, en estos largos 6 años de su enfermedad, la acompañaron y dieron su vida por ayudarla en todo lo que estuvo de su parte.
Seguimos en la comunión fraterna y con todas las Hermanas que nos han precedido. Mañana al mediodía salimos de Salta para regresar a Cochabamba, agradecidas por todo lo vivido, de que Graciela haya podido acompañar sus últimos días.  No dudo que Silvina la estuvo esperando lo mismo que a su familia. Que a ella y a todos, nos consuele Cristo muerto y Resucitado. Fundamento de nuestra fe. Un fuerte abrazo, Tere Ramírez FI.

0
0
0
s2sdefault