Con este lema acabamos de celebrar,  del 28 al 30 de Septiembre,  en la Casa de San José, El Escorial, el XLVII Congreso de la Federación Internacional de Fe y Alegría con Entreculturas de España,  como país anfitrión.  Han participado los 22 países de América Latina,  Africa y Europa,  donde estamos presentes.

Ya en 2004 habíamos acogido otro Congreso,  pero en estos 14 años este Movimiento de Educación Popular ha crecido notoriamente en muchos otros países y en número de las personas a quienes llegamos.

El viernes fue el día dedicado a los jóvenes,  mediante a Red Solidaria de los mismos y el grupo llamado Generación 21;  hicieron un acto de calle por el Barrio de Ventilla y terminaron plantando un árbol en un barrio urbano de la Avenida de Asturias.

El sábado abrió el Congreso como tal Arturo Sosa, superior general de la Compañía de Jesús,  quien nos dejó un mensaje de gran hondura y significatividad para FyA del que seguiremos bebiendo porque nos revitalizará mucho.

 “Fe y Alegría es también un gran desafío y una enorme responsabilidad compartida. Su historia e identidad la empujan a no detenerse sino aceptar el reto de ir más allá de sus propios logros porque sabe que lo mucho que se ha hecho es más bien poco en relación a lo que se puede hacer para seguir abriendo oportunidades de educación de calidad a los millones de jóvenes que aún no la tienen. José María Vélaz siempre se atrevió a más”,  nos decía Arturo.

Después otros compañeros  y compañeras,  de nuestro país y de fuera nos fueron acercando a las diversas fronteras:  existenciales,  geogrficas, de género, digitales,  intergeneracionales,  ecológicas …sin olvidarnos de las fronteras interiores,  del silencio y la reflexión,  de pasar del individualismo a la solidaridad y de la superficialidad a la profundidad, hasta escuchar el sonido del silencio.

La eucaristía del sábado tarde nos dio ocasión de seguir agradeciendo y ofreciendo todo lo que fuimos viviendo y el camino que se nos abre a partir de ahora, con un impulso renovado.  El domingo por la mañana  en grupos recogimos las ideas-fuerza de este Congreso y pusimos el broche final con un grupo de jóvenes de la Escuela de Música,  de Salamanca,  que con sus sonidos y canciones nos acercaron a Africa.

Todavía el lunes tuvo lugar en el Palacio de Cibeles,  en Madrid,  una acto institucional en torno al lema, con relevantes figuras de diversos campos de nuestra sociedad que fueron confluyendo en seguir apostando por el derecho a la educación como primer derecho para qie se sigan otros más en favor de todas las personas.

No faltó la noche de fiesta iniciada por el Gran Chiky,  un mago que nos regaló un buen rato de risas y admiración ante sus juegos,  seguido por un animado baile donde se compartían productos de los diversos lugares y en el que seguíamos expresando la alegría del re-encuentro en FyA como gran familia.

En mi opinión este Congreso,  -y ya he acudido a bastantes- ha marcado un punto de inflexión,  me atrevo a decir,  en la Federación Internacional y en especial a Entreculturas;  ha sido inmenso el trabajo de preparar y organizar todo,  pero ha merecido la pena.  Las diversas miradas de dentro y de fuera sobre FyA nos han abierto horizontes amplios que nos confirmar en el sentido y misión de este Movimiento de Educación Popular,  la misión de Jesús,  como también nos recordaba Arturo.

Ha sido un Congreso altamente mediático sostenido por nuestros equipos de comunicación con la ayuda insuperable de los informáticos presentes en todo momento;  hemos disfrutado la sabiduría de muchos compañeros y compañeras,  con la frescura y energía vital de los jóvenes,  hemos tenido momentos y mensajes de densidad intelectual y hemos visitado el futuro con la audacia del P. Vélaz sj.

Dios nos llama desde las fronteras y nos invita a seguir soñando, comprometidas con la sociedad,  en la tensión continua local-global para seguir poniendo nuestra colaboración al sueño de José María Vélaz sj,  que es el sueño del mismo Dios Padre y Madre de hacer un mundo más habitable para todos los seres humanos.

0
0
0
s2sdefault