Melilla. Ciudad donde el Cristo sufriente se hace más y más visible en una valla. Miles de migrantes intentan llegar a Europa saltando una barrera después de mucho tiempo de camino hasta llegar a la ilusión. Pero se queda en una ilusión, realmente, una ilusión. Desde Confer se organiza una vez más un campo de trabajo intercongregacional en el Centro Hogar Divina Infantita y en el CETI (Centro de Estancia Temporal) de Melilla. Las Hijas de Jesús participamos en él acompañando estas situaciones de frontera: personas, historias, sufrimiento, ilusiones truncadas, deseos de más, brotes de vida en medio de todo… realidades a las que hay que hacer sitio, dejar entrar, acoger lo que provocan, reconocer posibilidades,… Allí se encuentran Inmaculada Eceizabarrena fi y Maite Ortega fi con 12 religiosos más. Recemos por ellos. Una experiencia impactante. Que su vivencia nos afecte a todo el cuerpo apostólico que peregrina por el mundo.


0
0
0
s2sdefault