Hace 105 años que Cándida María de Jesús FI falleció el 9 de agosto a la edad de 67 años, dejando atrás 149 Hijas de Jesús en 13 comunidades de España y Brasil, y una vida que resplandecía con un singular amor a Dios, por cuya mayor gloria y en cuyo fiel servicio había tratado de pasar toda su vida y cada instante de ella.
La primogénita de 7 hijas, Juana Josefa Cipitria y Barriola nació en una familia humilde y profundamente cristiana en Andoain, Gipuzkoa, España. Juana Josefa, aún joven, habló a sus padres de su decisión de consagrarse a Dios en la vida religiosa. Frente a las insistentes propuestas de matrimonio que le presentaban sus padres, respondió repetidamente: "Yo, sólo para Dios". Asesorada por su confesor, se trasladó a Burgos y entró en una casa como sierva doméstica.
En 1869 se fue a Valladolid con la familia que estaba sirviendo; y allí, el 2 de abril de 1869, en la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario (mejor conocida como la iglesia del Rosarillo), antes del altar de la Sagrada Familia, comprendió claramente que tenía que fundar una nueva congregación con el nombre de "Hijas De Jesús", dedicada al provecho espiritual de las almas y educación católica de los pueblos por medio de la oración y otras obras de piedad y caridad, particularmente la educación cristiana de niños y jóvenes.
Así nació el Instituto de las Hijas de Jesús en la sencillez y pobreza, en Salamanca el 8 de diciembre de 1871, día de la Inmaculada Concepción de María, para quien la Madre Cándida tuvo un verdadero amor filial, llamándola la verdadera fundadora del instituto e invocando su protección. Como fundadora, la Madre Cándida experimentó severamente su pobreza personal (su escasa preparación intelectual, la falta de medios económicos y de ayuda material al inicio de la fundación y durante toda su vida). Pero también tuvo una profunda experiencia y conocimiento íntimo del gran e infinito amor del Padre, que nunca nos abandona. Esto le dio un profundo espíritu de fe que le permitió ver personas, acontecimientos y todo a la luz de Dios, y una firme confianza y esperanza en Sus promesas - la clase de fe que ella instó a sus propias hijas a nutrir:
"Todas las que pertenecen a esta Congregación están llamadas a ser verdaderas Hijas de Jesús. Fieles a esta vocación recibida en la Iglesia, y según la gracia con que las ayudará el Espíritu Santo, han de tener ante los ojos a Dios como Padre. Se pondrán en sus manos con total confianza, sabiendo que Él vela por sus hijos y los ama; estarán siempre dispuestas para hacer su voluntad, encontrando en ella la alegría, y para trabajar a mayor gloria divina en bien de los prójimos...” (CFI 136)

Con Jesús, la Madre Cándida tuvo una relación cercana y constante que la hizo buscar ser como Él como un niño es como su padre. Siguiendo sus pasos, las Hijas de Jesús se sienten especialmente llamadas a vivir en una actitud filial hacia Dios como Padre, caracterizada por la identificación con Jesús, la confianza, la seguridad en su amor incondicional y alabanza. Este rostro de Dios que contemplamos, particularmente en Jesús, nos invita a la fraternidad con todos, a la gratitud, a la sencillez, a la alegría incluso cuando experimentamos la cruz.
Madre Cándida tenía una exquisita caridad por su prójimo, sensibilidad a su bien auténtico. Quería que sus hijas buscaran el bien de sus prójimos más que su propio bienestar o utilidad temporal. Como una nacida de una familia humilde y que decidió abandonar su tierra natal cuando todavía era joven, tuvo una experiencia humana muy cercana a los necesitados. Cuando era sirvienta en un hogar familiar, dijo un día: "Donde no hay sitio para mis pobres, no hay sitio para mí". Innegablemente, fue su experiencia de Dios como el Padre de todos la que abrió su corazón a los más necesitados, porque todos somos hermanos y hermanas. Dada su profunda unión con Dios, ¿cómo no sentiría lo que el Padre sentiría al ver sufrir a Sus hijos?
"Dios lo quiere", era su lema. Hoy en día la Congregación fundada por ella está presente en Argentina, Bangladesh, Bolivia, Brasil, China, Colombia, Cuba, República Dominicana, Italia, Japón, Mozambique, Myanmar, Filipinas, España, Taiwán, Tailandia, Uruguay, Venezuela y Vietnam.
Hoy las Hijas de Jesús y nuestros dedicados colaboradores laicos y laicas ofrecemos una educación evangelizadora que da prioridad a los valores del Reino, como el amor universal, la solidaridad, la sencillez y la cercanía, la libertad y la responsabilidad, la alegría y la serenidad, el respeto, la participación y la acogida. Una educación para aprender y ejercitarse en vivir como un hijo de Dios y hermano de todos. Es una educación con un enfoque positivo, dando prioridad al amor, a la motivación y al estímulo, siguiendo lo que la Madre Cándida dijo, "Usarán el método más alegre ..."
El 17 de octubre de 2010, la Madre Cándida fue canonizada por el Papa Benedicto XVI. En julio de 2008, la Madre General, María Inez Furtado de Mendonça, al comunicar a la Congregación los pasos más significativos del proceso de canonización de la Madre Cándida, pidió la colaboración de las hermanas en el proceso, pidiéndonos comprometernos cada día con el deseo de la Madre para nosotras: nuestra propia santificación y la búsqueda del bien de nuestro prójimo, más que nuestro propio bienestar o utilidad temporal.
El Cardenal Angelo Amato, SDB, en su libro “I Santi: Ministri della Carità” [“Los Santos: Ministros de la Caridad "], citando una carta escrita por San Bernardo entre 1124 y 1125, que luego fue insertado en el tratado De diligendo Deo, escribe:
La verdadera y sincera caridad es aquella que ama el bien de los demás como si fuese nuestro: ‘Algunos alaban al Señor porque Él es poderoso; hay quienes le alaban porque Él es bueno con ellos; y finalmente hay quien simplemente lo alaba porque es bueno. El primero es el siervo, y teme por sí mismo; el segundo es el mercenario, y piensa primero en sí mismo; el tercero es el hijo, y da honor a su padre [...] Sólo la caridad que está en el hijo no busca sus propios intereses.’
Fuera de la caridad, todo lo demás que se hace se hace por egoísmo; y donde hay egoísmo hay rincones y recovecos, y donde hay rincones y recovecos hay basura e inmundicia. La caridad, por otra parte, es inmaculada, porque no retiene nada de lo suyo: ‘La ley de Dios, que se llama inmaculada, es por lo tanto la caridad. No busca su propio provecho, sino lo que es beneficioso para muchos otros’. La caridad es la esencia misma de Dios porque Dios es caridad (1 Jn 4: 8).
Los santos son el espejo de la caridad divina.” [Subrayado y traducido por esta autora.]
Santa Cándida Ma. de Jesús fue canonizada hace casi siete años, pero todavía me siento invitada a escuchar con más atención al llamado a la santidad que nos recuerda ese acontecimiento. Todavía me siento fuertemente llamada a vivir el Evangelio de Jesucristo, a estar más centrada en Su persona como la Madre Cándida, a ser tan semejante a Jesús que seamos reconocidas como "Hijas de Jesús". Hoy somos unas 800 Hijas de Jesús y numerosos hombres y mujeres laicos en la gran familia de la Madre Cándida en 19 países. Que ella nos ayude con su constante intercesión y oraciones, y que nuestras vidas rindan tributo a su memoria. ¡Feliz Día de la Madre Candida!

Anna-María Cinco FI
Filipinas

0
0
0
s2sdefault